Blog RAVISA

E-commerce y aduanas

Han pasado dos años desde que la pandemia cambió nuestra manera de vivir, trabajar, relacionarnos y hasta comprar. Si bien ya conocíamos las compras por internet, quizá no nos animábamos tanto o preferíamos hacerlo de manera tradicional, yendo a los comercios, conocer el producto y tomar la decisión de compra en el momento.

Sin embargo, con la pandemia no sólo nosotros dejamos de ver el e-commerce como una opción, sino que las mismas empresas cambiaron sus estrategias de venta abriéndose paso a lo digital, de hecho, el Lic. Alfonso Rojas, consejero en la Asociación Mundial de Aduanas, declaró que actualmente en México el 93.5% de los usuarios de Internet han realizado por lo menos una compra en línea.

El comercio electrónico es la mejor forma de las pequeñas y medianas empresas para entrar al comercio internacional, traducido en mayores oportunidades económicas globales, así como mejor acceso a los mercados extranjeros, ya que se reducen las barreras de entrada y costos más accesibles.

Pero como todo comercio, debe tener una implicación en cuanto a leyes, reglamentos y procedimientos. Dentro de los cuales se encuentra la regulación aduanera, pues el comercio electrónico impacta directamente en la cadena de valor y el espacio logístico, así como en los ingresos tributarios de México.

Algunas de las regulaciones más importantes son:

  • En pedidos de menos de 300 dólares que entran a México, Servicio Postal Mexicano (Sepomex) no pagan impuesto general de importación, ni impuesto al valor agregado

  • Se le da el tratamiento de franquicia de pasajeros a operaciones de comercio electrónico.

  • Los pedidos de menos de 300 dólares que entran a México, por el Sepomex, no cumplen con Normas Oficiales Mexicanas, aún y cuando está demostrado que en muchas ocasiones dichas importaciones no son para consumo personal.

El Código de Comercio, en su artículo 89 reconoce que en el comercio electrónico existen tres entidades: el emisor, el destinatario y el intermediario, entendiéndose a este último como mensaje de datos, toda persona envíe, reciba, archive dicho mensaje o preste algún otro servicio con respecto a él, teniendo a su cargo, el resguardo e integridad de la información.

Lo anterior resulta en nuevos retos para las autoridades aduaneras, tales como:

  • El intercambio de información, pues no existe capacidad física para controlar este tipo de operación, Ricardo Treviño, ex titular de la Administración General de Aduanas en México, reconoció la necesidad de perfeccionar perfeccionar sus modelos de riesgo buscando recibir la información anticipada y, a su vez, trabajar con los actores del comercio electrónico para que apoyen en la proveeduría de esa información.

  • Modelos diferentes: El gobierno de China controla toda la información facilitando la operación para la aduana, por otro lado Estados Unidos presenta un nivel importante de protección de datos y de información.

  • Fortalecer la coordinación con las autoridades de impuestos internos y la coordinación con las unidades de inteligencia financiera, con el objeto de poder dar seguimiento con los flujos que se llevan a cabo por el intercambio de bienes intangibles.

Si bien son varios retos a los que se enfrentan, el camino está claro: el comercio electrónico es cada día más viable y exitoso y deberán existir las regulaciones necesarias para el cumplimiento de derechos y obligaciones de las partes involucradas cubriendo también temas de seguridad y combate al comercio ilegal.

Si estás interesado en servicios aduanales y/o logísticos visita nuestro sitio web www.ravisa.com y ponte en contacto con nosotros. Somos tu aliado en comercio exterior.

14 visualizaciones0 comentarios